INFORMACIÓN PARA INSTALADORES


¿Qué es el Plan Anti-reactiva?

El Plan Anti-reactiva es una campaña de la Comunidad de Madrid para reducir la energía reactiva de las instalaciones eléctricas de la Comunidad de Madrid, especialmente las de la comunidad de propietarios.


Energía reactiva: conceptos generales

La energía que necesita un receptor que se conecta a la red eléctrica para su funcionamiento se divide en dos tipos: energía activa y energía reactiva.

  • La energía activa es la que se transforma en trabajo mecánico y calor. Los receptores formados por resistencias puras (aparatos de calefacción, lámparas incandescentes, etc.) consumen, exclusivamente, este tipo de energía.
  • La energía reactiva es la que se convierte en campos magnéticos y no producen trabajo útil. Algunos receptores para su correcto funcionamiento precisan energía reactiva; motores, transformadores, máquinas de aire acondicionado, neveras, tubos fluorescentes, fuentes PC, transformadores, motones asíncronos, etc.)

Estos equipos absorben la energía reactiva de la red pero luego la devuelven, es decir, no consumen energía reactiva aunque sí que la necesitan para su correcto funcionamiento. Esta ida y venida de energía no consumida produce pérdidas en la Red eléctrica de distribución y transporte y la necesidad de un sobredimensionamiento de la aparamenta eléctrica.

Por esta razón, aunque no se consuma la energía, se paga el complemento de reactiva a las distribuidoras eléctricas.


Energía reactiva: conceptos técnicos

La energía que necesita un receptor que se conecta a la red eléctrica para su funcionamiento produce un flujo de energía por las líneas eléctricas, lo que se traduce en pérdidas en la Red de Transporte y la Red de Distribución y un sobre dimensionamiento de las mismas. Por ello, aunque no se consuma la energía reactiva, en la factura eléctrica nos penalizará económicamente.

Técnicamente hablando, la energía reactiva se genera por el desfase entre la onda sinusoidal de tensión y de corriente.

Figura 1

Armónicos

Si se generan armónicos en nuestra instalación, es preciso proteger la batería de condensadores con filtros.

Las intensidades con frecuencias superiores a 50Hz encuentran un camino más fácil por donde circular a través del condensador. Al circular más intensidad de la nominal, se producirá un calentamiento excesivo de los condensadores averiando el equipo. En los equipos eléctricos, si se introduce una intensidad con la frecuencia de resonancia del circuito, esta intensidad se amplificará, provocando fallos como pueden ser: disparo de protecciones, fallo de equipos electrónicos, etc.

Para evitar estos fallos, hay que comprobar que la frecuencia de resonancia no coincida con ninguno de los armónicos producidos por la propia instalación eléctrica a compensar. Los filtros son eléctricamente hablando, de una reactancia inductiva en serie con el condensador de manera que la frecuencia de resonancia no coincida con ningún armónico.

También hay que evitar que a altas frecuencias, se produzca una sobreintensidad que circule por el condensador.

Para todo ello es necesario realizar las mediciones de los valores de armónicos con un analizador de redes.


TablaNormativa

Para la instalación y legalización de equipos de baterías de condensadores es preciso cumplir con lo indicado en la ITC-BT 48 del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.

  1. Cableado: Según esta Instrucción y la norma UNE-en 60831-1/2, el cableado de conexión y protección de las baterías de condensadores, debe sr 1,5 veces la intensidad nominal de la batería de condensadores.
  2. Intensidad: la máxima intensidad a la que debe funcionar un condensador será 1,5 veces la intensidad nominal de condensador (los condensadores pueden soportar sobreintensidades de 1,3 veces la nominal).
  3. Protección magnetotérmica y diferencial
  4. La batería de condensadores siempre deberá conectarse del interruptor principal de potencia.

Factura eléctrica; penalización por energía reactiva

La energía reactiva se identifica en la factura eléctrica pero se penalizará en función de la energía activa consumida.

Según se indica en el Real Decreto 216/2014, en su disposición transitoria sexta, A partir del 1/1/2019 el término de energía reactiva definido en el apartado 5 del artículo 7 y el término de facturación de energía reactiva definido en el apartado 3 del artículo 8 serán de aplicación a todos los suministros que cuenten con equipo de telegestión.

Los consumidores conectados a tensiones no superiores a 1kV y con potencia contratada inferior o igual a 10 kW estarán sujetos a lo establecido en el párrafo a) segundo del apartado 3 del artículo 9 del Real Decreto 1164/2001.

“3. Término de facturación de energía reactiva.-Del término de facturación por energía reactiva será de aplicación a cualquier tarifa, para lo cual se deberá disponer del contador de energía reactiva permanentemente instalado, excepto en el caso de la tarifa simple de baja tensión (2.0A). No obstante, los consumidores a la tarifa simple de baja tensión estarán sujetos a la excepción que se concreta en el párrafo a) segundo del presente apartado. Este término se aplicará sobre todos los períodos tarifarios, excepto en el período 3, para las tarifas 3.0A y 3.1A, y en el período 6, para las tarifas 6, siempre que el consumo de energía reactiva exceda el 33 por 100 del consumo de activa durante el período de facturación considerado (cos φ< 0,95) y únicamente afectará a dichos excesos.”

La energía reactiva se facturará desde el exceso de reactiva Cos φ< 0,95 (Q>0.33P) a partir de tarifas de ATR 3.X.

En el caso de tarifas de ATR 2.0 y 2.1, la reactiva se factura, siempre que se pueda medir cuando Q > 0,5 P.


Corrección obligatoria del f.d.p.

En el Real Decreto 1164/2001 en el artículo 9, se indica:

“Cuando un consumidor tenga un consumo de energía reactiva superior a 1,5 veces el de energía activa en tres o más mediciones, la empresa distribuidora que le suministra deberá comunicarlo al organismo competente de la Comunidad Autónoma, quien podrá establecer al consumidor un plazo para la mejora de su factor de potencia y, si no se cumpliera el plazo establecido, podrá llegar a ordenar la suspensión del ejercicio del derecho al acceso a las redes en tanto no se mejore la instalación en la medida precisa.

Los suministros acogidos a la tarifa simple deberán disponer de los equipos de corrección del consumo de energía reactiva adecuados para conseguir como máximo un valor medio del mismo del 50 por 100 del consumo de energía activa; en caso contrario, la empresa distribuidora podrá exigir al consumidor la instalación, a su costa, del contador correspondiente o bien instalarlo con cargo a dicho consumidor cobrando el alquiler legalmente establecido y efectuar en el futuro la facturación a este consumidor del término por energía reactiva correspondiente en los períodos de lectura en los que el consumo de reactiva exceda los límites fijados a la distribución en la regulación correspondiente. En el caso de suministros acogidos a tarifa simple nocturna, esto se aplicará sólo al período tarifario correspondiente a las horas diurnas.”


Tipos de colocación de condensadores de reactiva

Para la compensación de la energía reactiva de una instalación, es precisa la colocación de condensadores. Ya que los condensadores y los equipos inductivos se compensan entre sí, cuando uno necesita energía reactiva para funcionar el otro la genera y viceversa. Evitando así que dicha energía reactiva se transmita y circule por la Red.

Existen dos tipos principales de colocación de equipos de compensación:

  1. Compensación fija de cargas: La compensación se realiza sobre el equipo que se genera, por lo que será preciso instalar un condensador en cada receptor. Son casos habituales de este tipo de instalaciones:
    • Existen grandes consumidores de reactiva; motores o transformadores.
    • Largas distancias dentro de la misma instalación.
  2. Compensación centralizada: la compensación de reactiva de toda la instalación se realiza en un único punto de la instalación, que es conveniente se encuentre cerca de la acometida de la misma. Para este tipo de instalación, se precisa una batería de condensadores que conecte más o menos condensadores en función del consumo o generación de reactiva de la instalación. Estas baterías de condensadores cuentan con un regulador que a partir de las señales de intensidad y tensión conecten más o menos condensadores.